965 314 555 info@dangla.es

Techos desmontables para oficinas y edificios públicos

Los techos desmontables son una opción muy cómoda para ocultar pasos de tuberías y cables sin perder la estética de nuestras construcciones. Su uso en viviendas está cogiendo mucha popularidad en los últimos años, pero dónde destaca la utilización de los mismo son en las oficinas, fábricas y edificios públicos ya que permiten un mejor mantenimiento de las instalaciones.

Entre las propiedades de los techos desmontables, encontramos una mejora del aislamiento térmico y acústico, ya que el espacio que se genera entre el techo real y el techo desmontable se puede rellenar de materiales aislantes. Como hemos dicho, en la mayoría de los casos se suelen utilizar para ocultar cables o pasos de tuberías, lo que nos va a incrementarla seguridad de la estancia. No solo son también una muy buena opción estética adaptada a cualquier bolsillo, sino que también nos ayudará a evitar posibles incendios y nos permitirá, incluso instalar nuevas tomas de luz.

Pero… ¿Qué tipo de techo elijo? Actualmente, podemos contar con un montón de opciones y de materiales aptos para este tipo de instalación. Si no consigues decidirte por el material de tu preferencia, nosotros te damos algunos consejos para que puedas elegir el que mejor se adapta a tus necesidades.

Desde la escayola, pasando por el PYL hasta llegar a materiales como la lana de roca, la lana mineral, la madera o el metal. Su elección dependerá del acabado que vayamos buscando y de la función que le queramos dar a nuestro techo.

La escayola

Sin lugar a dudas, la escayola supone un clásico a la hora de plantearnos la instalación de nuestro techo desmontable ya que es la más cómoda y barata, manteniendo un acabado limpio, pulido y profesional. Es apta para cualquier espacio y con ella podemos crear casi cualquier acabado. Sin duda todo un acierto.

La madera

Sin duda, si lo que estás buscando es darle un toque de distinción a tus espacios, la madera es el material perfecto, ya que tus techos lucirán muchísimo más elegantes. Una de las ventajas de la madera es su papel como aislante térmico, proporcionando a las estancias mejores condiciones en invierto al ser un material que retiene el calor.

Techo acústioc desmontable para salas de estudio

El metal

A nivel calidad precio, el metal nos aporta una estética seria y elegante, pero vanguardista sin la necesidad de subir demasiado nuestro presupuesto. Si te estás planteando instalar techos desmontables en tu oficina, con toda seguridad esta es tu mejor opción.

Lana de roca

Un de las soluciones que más suelen sorprender a la hora de instalar un techo desmontable suele ser la lana de roca. Y no es para menos, porque, junto sus propiedades para el aislamiento acústico, nos encontramos con un techo que propicia un espacio elegante y sofisticado con un acabado completamente profesional.

Los techos de lana mineral

Estos techos ofrecen múltiples ventajas como confort acústico, fácil limpieza, ahorro de energía, resistencia a la humedad y al fuego, pudiendo elegir entre una amplia variedad de colores. Están especialmente indicados para oficinas, comercios, hoteles, colegios, piscinas, restaurantes y gimnasios, lugares donde es necesario reducir el nivel de ruido, aislar térmicamente o donde la higiene sea un requisito imprescindible.

El yeso laminado

Los techos de yeso laminado tienen unas excelentes prestaciones acústicas que los hacen idóneos para espacios en los que la acústica sea de vital importancia, reduciendo la reverberación creando un ambiente acogedor y evitando los sonidos que pueden resultar molestos. Según necesidades de acceso a conductos y canalizaciones, estos pueden ser continuos y registrables. Los techos continuos se instalan a partir de un conjunto de perfilería de sustentación de acero que actúan como esqueleto sobre el que se atornillan las placas, que es el que realmente le confiere la rigidez a todo el conjunto.

Si embargo, los techos están formados por un entramado de estructura metálica de acero galvanizado prelacado, fijada al forjado, sobre la que se apoyan las placas de yeso o escayola, de forma que posibilite el registro de las instalaciones.

Si todavía no tienes claro qué tipo de techo te gustaría instalar o si estás planteándote pedir presupuesto, contacta con nosotros para asesorarte sin compromiso.