965 314 555 info@dangla.es

La lana de roca es un material muy funcional que aporta innumerables beneficios cuando se utiliza como aislante. Dicho producto es perfecto para mejorar los acabados cuando se realizan reformas o construcciones. Si quieres conocer las propiedades y todos los detalles de esta lana mineral continúa leyendo este post. Desde Dangla nos hemos encargado de recopilar todo lo que necesitas saber sobre este tipo de material aislante.

¿Qué es la lana de roca?

Es un producto completamente natural, en donde se unen la resistencia de la piedra con las características de aislamiento térmico de la lana. 

Este mineral se produce a partir de piedras naturales como materia prima, como es la piedra basáltica, una roca volcánica muy común y abundante en la corteza terrestre. 

Es de interés resaltar que la idea de producir el material se originó en Hawái a principios del siglo pasado.

Para poder fabricar la lana de roca primero se calientan en un horno las piedras, a una temperatura de hasta 1.650˚C. Por ser una piedra ígnea es posible licuarla y así obtener algo muy parecido al magma, el cual posteriormente es transformado.

Luego, se centrifuga a tal velocidad que se logra obtener unas largas hebras en forma de fibras. Las cuales se capturan y comprimen hasta conseguir “mantas”. Por último, se cortan y se forman panales según el formato deseado.

¿Cuáles son las propiedades de la lana de roca?

Debido a las asombrosas propiedades de la lana de roca se le conoce como uno de los materiales más utilizados en el sector de la construcción y la remodelación, es capaz de ofrecer increíbles beneficios a las instalaciones.

Las propiedades lana de roca más importantes son:

Protección contra incendios

Su capacidad para soportar temperaturas superiores a 1000 °C es una de las propiedades más importantes de la lana de roca. Al instalarla correctamente puede actuar como una capa a prueba de fuego.

De este modo, durante los incendios proporciona minutos extras que pueden ser esenciales para salvar vidas antes de que el fuego lo consuma todo. También, evita que el fuego se propague, ofreciendo así mayor seguridad. 

Por eso aislar cualquier edificio o vivienda con este material es considerado una de las mejores decisiones.

Aislamiento térmico

La lana de roca posee un coeficiente de conductividad térmica muy bajo, gracias a esto es un increíble aislante térmico. Es un material capaz de proteger contra el frío y el calor.

Eso no es todo, puesto que los sistemas de aislamiento que se basan en este material permiten un ahorro máximo de energía (refrigeración y calefacción). Asimismo, contribuyen a crear un ambiente confortable al mejorar el microclima.

Aislamiento acústico

En cuanto al aislamiento acústico esta lana es una de las mejores opciones, pues su estructura con fibras entrelazadas elimina y absorbe las vibraciones que hay en el aire. Así las familias y los vecinos pueden disfrutar de paz y tranquilidad en todo momento, puesto que el ruido no entrará en la propiedad. 

Repelencia al agua

Dichas fibras son repelentes a sustancias líquidas y al vapor, por eso el agua siempre permanece en la superficie. Además, al ser permeable al vapor no permite que la humedad se retenga dentro del edificio, volviéndolo muy cómodo para trabajar o vivir. 

Lo cual evita que se generen manchas o malos olores causados por la acumulación de humedades. Así como moho en techos, paredes o suelos, pero también impide el deterioro de los materiales de la fachada.

Estabilidad dimensional

Sin importar el aumento o disminución de la temperatura la lana de roca siempre mantiene sus mismas dimensiones. La orientación heterogénea de sus fibras confiere óptimas propiedades mecánicas y estabilidad dimensional permanente. 

¿Cuáles son los usos más comunes de la lana de roca?

Al hablar de lanas minerales la lana de roca es una de las más versátiles, la cual puede ser empleada en varios lugares de un mismo edificio. 

Los usos de la lana de roca como aislante más comunes en las reformas son:

  1. Para insonorización acústica de interiores. Por ejemplo, para aquellas viviendas en donde se ensaya con instrumentos musicales.
  2. Para reducir el ruido del exterior, consiguiendo reducir las molestias del tráfico o de los vecinos.
  3. Gracias a sus propiedades térmicas es utilizado para mejorar la climatización dentro del hogar y reducir las facturas de energía, tanto en invierno como en verano.
  4. También es empleado para aumentar la seguridad del edificio ante la posibilidad de incendios.
  5. En entornos húmedos y lluviosos es colocado como aislante repelente de agua, para mantener en buen estado la estructura.
  6. Dicha lana de roca natural puede ser utilizada en construcciones. 
  7. Incluso, es útil para aislar conductos, recintos y hornos que están expuestos a temperaturas muy altas.

La lana de roca es un material muy económico, no lo dudes y remodela o construye tu vivienda con este material aislante que te ofrecerá gran cantidad de ventajas a corto y largo plazo.